Archivo de la etiqueta: ofensiva legislativa

El gobierno transita el camino hacia la dictadura

Dejó atrás el rodeo o adjetivos como totalitarismo y autoritarismo. Hoy decide llamar lo que sucede en Venezuela por su nombre. Pero está seguro de que el país va a reaccionar. “Esto no se queda así, esto se hincha en realidad”.

No necesita presentación. Es Teodoro Petkoff. Y nadie duda de que tenga ideas para armar. Y más ahora cuando tampoco cabe duda de que se desarma Venezuela por las pretensiones de convertirla en un Estado socialista con un sistema de gobierno no ensayado y seudodefinido como Socialismo del siglo XXI. Aprieta el acelerador a través de una Asamblea Nacional fantoche para gobernar a partir del 2011 con un Poder Legislativo eunuco y una nueva estructura del Estado que sistematiza la violación de los derechos humanos.

-Qué país tenemos hoy?
Un país que ha comenzando a transitar el camino hacia un régimen que podría ser calificado como una dictadura. A lo largo de estos 12 años me he cuidado mucho de calificarlo. No se podía utilizar el concepto de dictadura para definir la naturaleza del régimen de Hugo Chávez. Pero a partir de esta ofensiva legislativa creo que va hacia la creación de un régimen que reducirá los espacios democráticos del país a áreas muy pequeñas. La Ley Habilitante no tiene sentido desde el punto de vista de la emergencia. Todo lo que debe hacerse en esa materia puede lograrse con los poderes naturales de la presidencia de la república, articulándose con los gobiernos regionales y locales. Ahora pide estos poderes sin necesidad alguna para elevar el IVA, para reimplantar el IDB, que tampoco los necesita. La gran pregunta es ¿por qué la pide entonces? La pide porque el 5 de enero se instala una asamblea que no puede manejar, porque hay 67 diputados de la oposición. Cuando una asamblea otorga poderes especiales delega su función legislativa. Es un acto írrito, espureo porque esta asamblea delega sus poderes más allá del terreno legal e invade el terreno de la próxima asamblea, la castra, y no podrá legislar en los ámbitos que tiene hoy atribuidos el presidente por esta asamblea. Él nunca le ha parado a la Constitución, se burló de quienes han denunciado esta violación constitucional. Pero hay otras leyes que pretenden anular los poderes de la sociedad. La ley Resorte está dirigida a controlar los medios de comunicación, reducir la acción de los medios radioeléctricos e intentar el control de internet, aunque la eliminación del artículo del control de internet a través de un solo punto de acceso en la reforma a la Ley de Telecomunicaciones es un paso atrás para el gobierno. Ese artículo lo emparentaba demasiado con países que tienen un régimen totalmente impresentable desde el punto de vista del respeto a la libertad de expresión. Pero además tiene aspectos dirigidos al control de los mensajes en internet, dirigido a estimular la autocensura en los medios radioeléctricos. Este conjunto de leyes cambia la naturaleza e inicia el camino —no estoy hablando de que con estas leyes cayó una lápida sepulcral en el país, y estamos totalmente aplastados— digo que es el camino, y vamos a ver qué viene con las leyes que va a dictar el presidente por la vía habilitante, que completen el carácter de un régimen dictatorial.

-¿Cuáles son los efectos perversos de un IVA tal y como está planteado en la Habilitante?
El aumento del IVA va a ser más gasolina para la candela inflacionaria.

-¿Pudiera considerarse como una estrategia del gobierno para que el ciudadano se ocupe de los asuntos económicos cotidianos y no se ocupe de construir un país, de ejercer sus derechos políticos?
No se puede separar lo uno de lo otro. El IVA, la escasez, la inflación son parte de los problemas políticos. El ciudadano está sufriendo los efectos de un mal gobierno en todos los ámbitos. En el ejercicio del gobierno como tal, en la administración pública que es ineficiente, en la acción política del gobierno que cada vez se hace más dura, totalitaria, controlando a la sociedad, tiende a hacerse dictatorial y en lo económico empeoran las condiciones de vida de la población.

-¿Es la Ley Habilitante un golpe de Estado?
Pudiéramos hablar de un golpe continuado, con cada medida que ha venido tomando. Pero con una medida como esta que castra a la asamblea al menos por un año —y yo creo que va a continuar—, obviamente estamos en presencia de una suerte de golpe desde el Estado. Este es un asunto que América Latina va a tener que estudiar, porque la cláusula democrática de la OEA y Unasur prevén medidas contra los golpes de Estado, pero no prevén nada con relación a los golpes desde el Estado. Qué es lo que pasa cuando un gobierno democráticamente elegido, sin embargo, aprovecha su poder de origen democrático para desmantelar el Estado que ha recibido y que ganó democráticamente…

– ¿Pudiera establecerse alguna comparación entre la Venezuela de hoy, en virtud del tránsito que usted anuncia comenzamos a vivir los venezolanos hacia la dictadura, y el contexto de la Venezuela de 1958?
No se pueden comparar las tres situaciones. Durante el perezjimenizmo, vivimos una dictadura militar abierta y brutal desde el comienzo mismo, y en todo caso acentuada desde el 52. Desde el 48 y hasta el 52 fue una especie de dictablanda parecida un poco al régimen de Chávez, aunque un poco más dura. Pero desde entonces fue un régimen en el que no se movía una hoja. Venezuela reaccionó a partir de noviembre de 1957 y hasta el 23 de enero liquidando la dictadura en un país donde no existían partidos políticos, no existían los medios de comunicación de hoy, y no había organizaciones políticas. Nosotros tenemos hoy un país que tiene 12 años fajado con Chávez, que le ha puesto la mano en el pecho, que lo ha obligado a retroceder, que lo ha derrotado electoralmente y que ahora en este momento lo que está es un poco desconcertado ante esta ofensiva. Pero yo estoy seguro de que el país va a reaccionar. Esto no se queda así, esto se hincha en realidad. El gobierno está jugando con candela si cree que puede amenazar al país con este conjunto de leyes y va a calárselo tranquilamente. Hoy hay condiciones distintas, hay partidos organizaciones gremiales y ciudadanas y un país que, en fin de cuentas, no ha cesado de luchar contra el abuso y el atropello.

-¿Y puede esperarse una reacción de ese país que describe sin confrontación?
Las confrontaciones son propias de la vida política y de la vida social. ¡Cómo diablos vamos a imaginarnos que frente a la brutal ofensiva que confronta a Chávez con el país, este no va a reaccionar! Si el país reacciona habrá una confrontación. Ahora, no estoy hablando de confrontaciones fuera del marco democrático, estoy hablando del derecho natural que tiene el país a reaccionar utilizando los instrumentos democráticos para impedir que se instaure un régimen que abra el camino hacia el control totalitario de la sociedad y hacia la dictadura. No estoy hablando de golpes ni de tumbar al presidente.

-¿Cómo va a reaccionar? ¿Qué medida concretar puede emplearse para frenar esto que usted define como el camino a la dictadura?
Si tuviera un plan completo no lo diría en este momento. Lo que estoy enunciando es el concepto y es lo que interesa, hay que reaccionar ante la ofensiva gubernamental. ¿Cómo reaccionar? Hay niveles superiores de protesta social que tienen que expresarse democráticamente ejercida, porque lo autoriza la constitución.

– ¿Qué decirle a quienes ven ya un país diferente con estas nuevas leyes y se sienten abatidos, desesperanzados y creen que no hay una salida ante este camino que ha descrito como el que va hacia la dictadura?
¿Estos doce años acaso han sido de un país anestesiado acobardado, desmoralizado? ¿O han sido dice años de lucha? ¿En estos doce años no nos hemos fajado con el presidente? ¿No lo hemos obligado varias veces a retroceder? ¿No lo hemos derrotado electoralmente, ¿no hemos recuperado espacios? Por supuesto que estas son las reacciones del presidente frente a la victoria de la oposición. Hay que saber que esto es un toma y dame, que estamos en un ring pero hay que saber que estamos peleando, porque no somos un solo boxeador. Esto no es un boxeo de sombra. Esas son las medidas que está tomando. Por supuesto el otro lado también deberá tomar sus medidas. No hay que descorazonarse, este país tiene doce años luchando y tiene cada vez más razones para luchar. No hay ninguna razón para abatirse. No hay ningún país anestesiado. Puede ser que, como toda sociedad, haya altibajos. Unas veces alcanza un pico la protesta, otra veces hay una especie de valle pero luego hay una reacción. Y estoy seguro de que la brutalidad de esta ofensiva, la grosería que significa esta tentativa de instaurar un régimen de corte dictatorial va a ser rechazado por el país.

Publicado en Sexto Poder
19/12/2010