Archivo de la etiqueta: gobierno

Las dictaduras del Ejecutivo impiden el desarrollo de América Latina

Camina con la calma propia del clima frío, aunque dista de ser atemperado en su discurso y en sus posiciones sobre asuntos como la política y el desarrollo en América del Sur. A pesar de llevar una vida limitada por la seguridad que le impone la amenaza de muerte que le hizo la guerrilla colombiana, el expresidente colombiano Álvaro Uribe no se aparta de los temas que lo ocuparon durante su gobierno: la seguridad, el narcotráfico y Venezuela.

– ¿Cuáles son los retos para el desarrollo político y económico de América Latina?
Los valores democráticos son la fuente de recursos, y se han deteriorado en muchas partes vinculados al narcotráfico y hay que rescatarlos. Quien acaba con el sector privado acaba con las fuentes de recursos que hacen sostenibles las democracias. Otro reto es la cohesión social, que va de la mano con el sector privado. Si deslegitima la inversión ésta avanza, pero no así la cohesión social. Y si al mismo tiempo haces inversión social pero te olvidas del sector privado te quedas sin recursos. A mí me preocupa mucho cuando los gobiernos comienzan a crear unas dictaduras del Ejecutivo. Una dictadura civil del ejecutivo, que elimina la independencia de las instituciones y crea restricciones a la participación pluralista. Marchita la participación independiente y solo promueve la participación propagandística del Estado. Evitarlo es uno de los retos fundamentales para América Latina.

– ¿Cómo promover el desarrollo en países cuya condición de pobreza los hace proclives a caer ante promesas de gobiernos populistas, con modelos exportables, como la revolución bolivariana?
No creo que esté siendo totalmente copiado porque algunos países del Alba, por ejemplo, han seguido conceptos políticos del actual gobierno de Venezuela, pero no han seguido esa orgía expropiadora que está destruyendo al sector privado. ¿Cómo impulsar el desarrollo? Creo que se necesitan esos cinco elementos. Sin ellos es imposible evolucionar en el tema de infraestructura. América Latina debería dedicar muchos más recursos a la investigación en desarrollo, a la educación bien orientada. La libertad de iniciativa privada no puede ser una libertad que ejerzan las élites. Pero tenemos un problema muy grande: en algunos países de América Latina hemos construido en nombre del socialismo capitalismos corruptos de amigos, cuando el tratamiento a la empresa privada tiene que ser totalmente institucional.

– ¿Cómo hablar de desarrollo de América Latina en contextos de economías sociales de libre mercado, socialmente responsables y economías que parecieran copiar el modelo del socialista del siglo XXI?
Una lección importante hemos aprendido del Perú, país que traía una enorme tasa de inversión privada, pero algunos sectores se quejaban de que prosperaba solo el sector privado pero el país se veía rezagado en lo social. El presidente Humala ha aumentado prudentemente los impuestos, en una concertación con el sector privado, sin cruzar la línea. No desestimula la inversión pero el Estado tiene mayores recursos para poder intervenir más activamente en lo social.

– Ha hablado de que uno de los pilares fundamentales para el desarrollo es la seguridad. Comprendido su alcance hemisférico ¿cree que está vigente el concepto de seguridad democrática?
¿Qué es la seguridad democrática? Es un proyecto de seguridad con libertades, con pluralismo para todos los colombianos, independientemente de su afinidad o disgusto con el gobierno. Cualquiera que mire hacia atrás debería reconocer que así ocurrió. Sobre la seguridad hemisférica no veo mayores riesgos, pero sí riesgos de terrorismos internos en los países, asociados al narcotráfico y a la corrupción. Las amenazas contra la seguridad hemisférica las pueden crear nuestros países en la medida en que promuevan amenazas, haciendo alianzas con quienes están creando desarrollos nucleares, para crear confrontaciones, como alianzas con Irán. La seguridad es una fuente de recursos y valores democráticos y la inseguridad es destructora de esos recursos. Si en el caso de Venezuela, por ejemplo crece la inseguridad, no van a ser sostenibles en el tiempo los programas sociales que benefician a los pobres. Si crece la inseguridad y al mismo tiempo destruyen al sector privado, por más petróleo que haya no habrá recursos para mantenerlos.

– ¿Se vulnera la seguridad hemisférica si en la cumbre de las Américas es discutida la legalización de las drogas?
Si el narcotráfico advierte que los gobiernos tienen la tentación de la legalización, se va a sentir campeón. Esta discusión no ha incluido el tema de la libertad, y las drogas vuelven esclavo al ser humano. Se vuelve un animal cuando pierde su control y puede convertirse en destructor del entorno social. En algunos países el fenómeno del narcotráfico ha coincidido con el avance del asesinato.

– ¿Cree que ha habido un retroceso en la seguridad en Colombia?
En nuestro gobierno el pueblo ganó la capacidad de quejarse. Hay quejas de recrecimiento de la guerrilla y carteles de la droga. Yo diría que el país está en un buen momento pero a esas señales hay que ponerles cuidado. Y a mí me preocupa que los terroristas se sigan refugiando en Venezuela. Allá está Iván Márquez, Timochenko, Grannobles, Pablito del ELN, Gabino… Me preocupa que en el vecindario haya tanto problema de narcotráfico que parecía exclusivo de Colombia, y que en aras de las buenas relaciones se acabe la franqueza.

– ¿Y cómo evalúa las relaciones entre Venezuela y Colombia? ¿Se han distendido?
Ese no es el problema, sino lo que hay de fondo. En el comercio internacional estamos ayudando a crear un futuro sombrío. Venezuela ha venido destruyendo el aparato productivo, se ha venido empobreciendo su economía, y eso va a afectar las exportaciones colombianas porque habrá menos capacidad de compra. Y no creo que uno pueda decir que Venezuela está cumpliendo sus obligaciones frente al terrorismo cuando le ha entregado a Colombia unos cuadros de tercer nivel de importancia, como premio de consolación. Las relaciones hay que mirarlas por esos hechos de fondo, no sobre algo inmediato como el pago de una deuda. Pero me preocupa que poco a poco Venezuela está creando una Cuba, que ha sido un fracaso. Vivió del subsidio soviético y ahora del venezolano. Los socialismos han marchitado las mentes de la gente, y necesitamos economías de mercado con criterio social. Una nueva Cuba en la frontera sería una desgracia para el pueblo de Venezuela y una amenaza para el pueblo de Colombia.

– ¿Sigue de cerca el proceso político venezolano?
Hoy tienen alternativa, lo importante es que la fortalezcan independientemente de quién gane en octubre. Si siguen por el camino que van ayudará mucho a defender los atropellados valores democráticos de Venezuela.
…Una alternativa que también plantearía un nuevo escenario de relaciones con Colombia si Álvaro Uribe aspira de nuevo a la presidencia…
No es el tema… Si todos tenemos valores democráticos en el vecindario viviríamos mejor.

– ¿Cómo deber ser la hoja de ruta para la paz en Colombia?
Nosotros planteamos la política de la confianza que permitía avanzar. Seguridad de la inversión como medio y la política social como fin, como el gran validador. Frente a la delincuencia, una política estricta de seguridad, dar la oportunidad de la reinserción con políticas sociales para frenarla en su capacidad de reclutar a los jóvenes.

– ¿Tiene Álvaro Uribe interés en retomar la conducción de la seguridad democrática?
Mi generación no ha vivido un solo día de paz. Soy sobreviviente por milagro, por la generosidad de la fuerza armada de Colombia para cuidarme. Estoy próximo a ser abuelo y mi gran aspiración es luchar hasta el último día para que las nuevas generaciones vivan felices. Y le quiero enviar un mensaje a Venezuela: hoy por mí, mañana por ti. El terrorismo no tiene fronteras.

– ¿Está bravo con el presidente Santos?
¿Bravo? (risas) A estas alturas de la vida se va quitando la capacidad de ser bravo pero no se quita la capacidad de tener tristezas, y los temas de la patria preocupan.

– ¿Y esas tristezas lo moverían a ser nuevamente candidato a la presidencia?
Esas tristezas y esas preocupaciones por la patria me mueven a lo que he hecho toda la vida: luchar por Colombia. Y con este pelo blanco soy más luchador que ambicioso.

Publicado en El Mundo
Mayo 2012

El gobierno transita el camino hacia la dictadura

Dejó atrás el rodeo o adjetivos como totalitarismo y autoritarismo. Hoy decide llamar lo que sucede en Venezuela por su nombre. Pero está seguro de que el país va a reaccionar. “Esto no se queda así, esto se hincha en realidad”.

No necesita presentación. Es Teodoro Petkoff. Y nadie duda de que tenga ideas para armar. Y más ahora cuando tampoco cabe duda de que se desarma Venezuela por las pretensiones de convertirla en un Estado socialista con un sistema de gobierno no ensayado y seudodefinido como Socialismo del siglo XXI. Aprieta el acelerador a través de una Asamblea Nacional fantoche para gobernar a partir del 2011 con un Poder Legislativo eunuco y una nueva estructura del Estado que sistematiza la violación de los derechos humanos.

-Qué país tenemos hoy?
Un país que ha comenzando a transitar el camino hacia un régimen que podría ser calificado como una dictadura. A lo largo de estos 12 años me he cuidado mucho de calificarlo. No se podía utilizar el concepto de dictadura para definir la naturaleza del régimen de Hugo Chávez. Pero a partir de esta ofensiva legislativa creo que va hacia la creación de un régimen que reducirá los espacios democráticos del país a áreas muy pequeñas. La Ley Habilitante no tiene sentido desde el punto de vista de la emergencia. Todo lo que debe hacerse en esa materia puede lograrse con los poderes naturales de la presidencia de la república, articulándose con los gobiernos regionales y locales. Ahora pide estos poderes sin necesidad alguna para elevar el IVA, para reimplantar el IDB, que tampoco los necesita. La gran pregunta es ¿por qué la pide entonces? La pide porque el 5 de enero se instala una asamblea que no puede manejar, porque hay 67 diputados de la oposición. Cuando una asamblea otorga poderes especiales delega su función legislativa. Es un acto írrito, espureo porque esta asamblea delega sus poderes más allá del terreno legal e invade el terreno de la próxima asamblea, la castra, y no podrá legislar en los ámbitos que tiene hoy atribuidos el presidente por esta asamblea. Él nunca le ha parado a la Constitución, se burló de quienes han denunciado esta violación constitucional. Pero hay otras leyes que pretenden anular los poderes de la sociedad. La ley Resorte está dirigida a controlar los medios de comunicación, reducir la acción de los medios radioeléctricos e intentar el control de internet, aunque la eliminación del artículo del control de internet a través de un solo punto de acceso en la reforma a la Ley de Telecomunicaciones es un paso atrás para el gobierno. Ese artículo lo emparentaba demasiado con países que tienen un régimen totalmente impresentable desde el punto de vista del respeto a la libertad de expresión. Pero además tiene aspectos dirigidos al control de los mensajes en internet, dirigido a estimular la autocensura en los medios radioeléctricos. Este conjunto de leyes cambia la naturaleza e inicia el camino —no estoy hablando de que con estas leyes cayó una lápida sepulcral en el país, y estamos totalmente aplastados— digo que es el camino, y vamos a ver qué viene con las leyes que va a dictar el presidente por la vía habilitante, que completen el carácter de un régimen dictatorial.

-¿Cuáles son los efectos perversos de un IVA tal y como está planteado en la Habilitante?
El aumento del IVA va a ser más gasolina para la candela inflacionaria.

-¿Pudiera considerarse como una estrategia del gobierno para que el ciudadano se ocupe de los asuntos económicos cotidianos y no se ocupe de construir un país, de ejercer sus derechos políticos?
No se puede separar lo uno de lo otro. El IVA, la escasez, la inflación son parte de los problemas políticos. El ciudadano está sufriendo los efectos de un mal gobierno en todos los ámbitos. En el ejercicio del gobierno como tal, en la administración pública que es ineficiente, en la acción política del gobierno que cada vez se hace más dura, totalitaria, controlando a la sociedad, tiende a hacerse dictatorial y en lo económico empeoran las condiciones de vida de la población.

-¿Es la Ley Habilitante un golpe de Estado?
Pudiéramos hablar de un golpe continuado, con cada medida que ha venido tomando. Pero con una medida como esta que castra a la asamblea al menos por un año —y yo creo que va a continuar—, obviamente estamos en presencia de una suerte de golpe desde el Estado. Este es un asunto que América Latina va a tener que estudiar, porque la cláusula democrática de la OEA y Unasur prevén medidas contra los golpes de Estado, pero no prevén nada con relación a los golpes desde el Estado. Qué es lo que pasa cuando un gobierno democráticamente elegido, sin embargo, aprovecha su poder de origen democrático para desmantelar el Estado que ha recibido y que ganó democráticamente…

– ¿Pudiera establecerse alguna comparación entre la Venezuela de hoy, en virtud del tránsito que usted anuncia comenzamos a vivir los venezolanos hacia la dictadura, y el contexto de la Venezuela de 1958?
No se pueden comparar las tres situaciones. Durante el perezjimenizmo, vivimos una dictadura militar abierta y brutal desde el comienzo mismo, y en todo caso acentuada desde el 52. Desde el 48 y hasta el 52 fue una especie de dictablanda parecida un poco al régimen de Chávez, aunque un poco más dura. Pero desde entonces fue un régimen en el que no se movía una hoja. Venezuela reaccionó a partir de noviembre de 1957 y hasta el 23 de enero liquidando la dictadura en un país donde no existían partidos políticos, no existían los medios de comunicación de hoy, y no había organizaciones políticas. Nosotros tenemos hoy un país que tiene 12 años fajado con Chávez, que le ha puesto la mano en el pecho, que lo ha obligado a retroceder, que lo ha derrotado electoralmente y que ahora en este momento lo que está es un poco desconcertado ante esta ofensiva. Pero yo estoy seguro de que el país va a reaccionar. Esto no se queda así, esto se hincha en realidad. El gobierno está jugando con candela si cree que puede amenazar al país con este conjunto de leyes y va a calárselo tranquilamente. Hoy hay condiciones distintas, hay partidos organizaciones gremiales y ciudadanas y un país que, en fin de cuentas, no ha cesado de luchar contra el abuso y el atropello.

-¿Y puede esperarse una reacción de ese país que describe sin confrontación?
Las confrontaciones son propias de la vida política y de la vida social. ¡Cómo diablos vamos a imaginarnos que frente a la brutal ofensiva que confronta a Chávez con el país, este no va a reaccionar! Si el país reacciona habrá una confrontación. Ahora, no estoy hablando de confrontaciones fuera del marco democrático, estoy hablando del derecho natural que tiene el país a reaccionar utilizando los instrumentos democráticos para impedir que se instaure un régimen que abra el camino hacia el control totalitario de la sociedad y hacia la dictadura. No estoy hablando de golpes ni de tumbar al presidente.

-¿Cómo va a reaccionar? ¿Qué medida concretar puede emplearse para frenar esto que usted define como el camino a la dictadura?
Si tuviera un plan completo no lo diría en este momento. Lo que estoy enunciando es el concepto y es lo que interesa, hay que reaccionar ante la ofensiva gubernamental. ¿Cómo reaccionar? Hay niveles superiores de protesta social que tienen que expresarse democráticamente ejercida, porque lo autoriza la constitución.

– ¿Qué decirle a quienes ven ya un país diferente con estas nuevas leyes y se sienten abatidos, desesperanzados y creen que no hay una salida ante este camino que ha descrito como el que va hacia la dictadura?
¿Estos doce años acaso han sido de un país anestesiado acobardado, desmoralizado? ¿O han sido dice años de lucha? ¿En estos doce años no nos hemos fajado con el presidente? ¿No lo hemos obligado varias veces a retroceder? ¿No lo hemos derrotado electoralmente, ¿no hemos recuperado espacios? Por supuesto que estas son las reacciones del presidente frente a la victoria de la oposición. Hay que saber que esto es un toma y dame, que estamos en un ring pero hay que saber que estamos peleando, porque no somos un solo boxeador. Esto no es un boxeo de sombra. Esas son las medidas que está tomando. Por supuesto el otro lado también deberá tomar sus medidas. No hay que descorazonarse, este país tiene doce años luchando y tiene cada vez más razones para luchar. No hay ninguna razón para abatirse. No hay ningún país anestesiado. Puede ser que, como toda sociedad, haya altibajos. Unas veces alcanza un pico la protesta, otra veces hay una especie de valle pero luego hay una reacción. Y estoy seguro de que la brutalidad de esta ofensiva, la grosería que significa esta tentativa de instaurar un régimen de corte dictatorial va a ser rechazado por el país.

Publicado en Sexto Poder
19/12/2010

El gobierno construye un espejismo para quienes no tienen vivienda

El profesor titular jubilado de la Facultad de Arquitectura de la UCV, de urbanismo de la Universidad Simón Bolívar, y expresidente del Consejo Nacional de la Vivienda (CONAVI), Oscar Olinto Camacho, se pregunta por qué los programas de parcela con servicio no han tenido acogida en el poder político y se han convertido en la clave para resolver el grave problema de la vivienda que vive Venezuela. Asegura que no hay voluntad política, pero tampoco interés en el sector privado.

Quien a primera vista sube por la autopista Caracas La Guaira se encuentra con un espectáculo visual de luces, que de inmediato evoca esa etapa de la infancia en la que tenía especial importancia construir un nacimiento en navidad. Sobrevolar Caracas de día o de noche se convierte también en una imagen que queda grabada en la memoria por las líneas que se pierden entre ladrillos que en un aparente desorden son reflejo de una forma de vida, no exclusiva de esta gran ciudad sino de otras tantas de Venezuela. Pero caminar por esas calles que se abren paso entre casas que zigzaguean en algunos casos, y en otros desafían las leyes de la gravedad, da cuenta de la real situación de quienes a la fuerza, y sin opción, tienen que vivir en lo que comúnmente se llama barrio.

-¿Barrios o asentamientos urbanos populares?
Asentamientos urbanos populares le dice el gobierno para darle jerarquía social y ponerlos en la jerarquía de los urbanismos del Banco Obrero. Desde el punto de vista urbano son establecimientos urbanos informales o no formales, llamados popularmente barrios. En otros países barrio es una categoría de alcurnia, pero aquí está vinculado a pobreza, a ingresos bajos, a un proceso de apropiación del suelo diferente al del sector formal. Aunque están dentro de una misma ciudad, tienen una diferenciación porque es una forma subrepticia que tiene el Estado de delimitar su culpa. El Estado es el que segrega la política, la ideología de dos sectores sociales. No puede haber una sociedad que separa, que excluya. Y en ese espacio hay un fenómeno: el alquiler en los barrios. No es un alquiler de renta capitalista sino familiar o comercial. Sirve para contrarrestar la caída del salario real, es un mercado transgresional que sigue resolviendo un problema a la gente. Primero los que van a barrios resuelven un problema de Estado. Invaden, desarrollan, consolidan. Cuando se consolidan los servicios en el barrio hay posibilidad de crear asentamiento y creas un mercado, y por iniciativa popular resuelven un problema de otros venezolanos. En veinte, veinticinco años, cuando se consolida ese barrio, comienza a resolverle el problema a otra gente. En general no es un mercado capitalista, es de renta comercial local para mejorar su ingreso y contrarrestar la pérdida de salario real; aunque también hay alquiler rentista capitalista, promovido por los comerciantes que en el lugar acumulan más rápido y verticalizan el alquiler. En los barrios consolidados, fuertes, grandes, hay alquiler. En barrios iniciales no hay, es insignificante. Hay una relación etapa-consolidación del barrio con densificación y alquiler.

– ¿Hay indicadores constantes en la selección de terrenos para construir un barrio?
La única forma que tienen los pobres de acceso al suelo es a través de la invasión. Ellos no tienen capacidad de adquirir una vivienda por la oferta pública y menos por la privada. La gente que creyó expectativas del brillo de la urbanización fue la rural. Después de la década de los sesenta la movilidad interurbana se daba en función de ¿a dónde voy yo entre la opulencia y la pobreza a resolver mi problema? Busco los sitios que estén cerca del trabajo, que tengan accesibilidad al transporte, no importa si tiene servicios. La penuria te lleva a invadir el suelo por problema de subsistencia. ¿Dónde me ubico? Cerca de las fuentes de empleo. Ese es uno de los mecanismos clave. Hay formas de invasiones individuales, pero también colectivas. Gente que organiza invasiones, se va por las calles hacen censo y en las madrugadas invade; las invasiones políticas son las que históricamente hacen dirigentes políticos para contrarrestar al gobierno, y para reforzar a militantes o futuros militantes con el fin de resolverles un problema, son con fines políticos. Después de Pérez Jiménez comenzaron por motivaciones políticas. Todos los barrios con nombre de dirigentes políticos son invasiones políticas. Valmore Rodríguez, Alberto Carnevalli. Hoy están los barrios del PSUV.

-¿Es un avance la nueva Ley de Emergencia de Tierras Urbanas?
Entregan la vivienda pero no entregan el título de propiedad sino una certificación. No tiene derecho sucesoral. En la vida del hombre hay una movilidad residencial. Viviendas que llamamos puente, de una habitación, para la independencia; se valorizan en el mercado y optas a una segunda con más habitaciones porque te llegaron los hijos. Tu capital invertido no se pierde. Chávez no cree en el mercado. Yo creo en una situación donde el mercado tiene que tener un control social pero no lo puedes trancar. Eso no se le ha dicho a la población. Si se muere no lo puede heredar. Hay una sucesión transgresional dada por el derecho de permanencia pacífico de más de 10 años. ¿Quien construyó esos barrios? Hay que poner al presidente contra la pared para que de respuestas serias. ¿Qué va a suceder con la confiscación de la propiedad? Está confiscando el derecho sucesoral. Está suprimiendo el intercambio del mercado de producto. Está creando mecanismos que son antisocialistas. No considera el futuro de la gente más pobre. En once años se han construido casi 300 mil viviendas. Ahora dice que en dos años va a construir trescientas cincuenta mil? El país de los aspirantes a propietarios no va a existir ni sin Chávez ni con Chávez. ¿Qué hace la gente que por su trabajo tiene que cambiar de residencia? No la puede alquilar ni vender por que su vivienda está congelada, su vivienda está usufructuada. El presidente muy hábilmente ha vendido una ilusión. Se va a las viviendas que él cree que va a hacer, pero no habla de los barrios, los abandonó. Tiene un programa de maquillaje que no va al fondo del problema. Hay una ley de alquileres en la Asamblea que no toca los barrios. En los barrios las formas de contrato son otras, además de las formales. ¿Qué va a pasar con ese 53% de la población que vive en barrios en toda Venezuela? ¿Cuál va a ser la propuesta del Estado? La ley de tierras urbanas es confiscatoria y está disfrazada. ¿Qué van a pensar los consejos comunales de esa ley? Desde el momento que se compruebe que los pobladores son eficientes administrando y manejando recursos se va ampliando. Los está aupando a que trabajen en autoconstrucción, pero tengo dudas de que esos tres mil millones de bolívares que entregó, como si fueran de su bolsillo, sean manejados de forma transparente. Se tornó en un mecanismo político con elementos de dominación que no va a tener resultados positivos. Estamos frente a la repetición de un embobamiento cubano como las Brigadas de Construcción.

-¿Se repetirán aquí esas brigadas?
Si Chávez gana en el 2012 va a reforzar el poder popular y el control desde las organizaciones más encopetadas hasta las menores. Él tiene una obsesión por el control territorial. Que le va a ser dificilísimo, es otra cosa. El venezolano no es lo que era el cubano que tenía aspiraciones con Fidel. Fidel venía con épica, pero Chávez no tiene épica. Tiene vacíos que no ha podido llenar. El problema de la propiedad y el alquiler no lo ha manejado ni Chávez ni los anteriores. Han desestimado el problema de resolver la vivienda, mas no del urbanismo y de los pobres que resuelven el problema a otros pobres donde no ha intervenido el Estado y mucho menos el sector privado, que no le interesa porque no hay ganancia. Eso hay que desenmascararlo.

-¿Puede resolverse el problema de los barrios en Venezuela?
No puede resolverse a corto plazo. Hay que hacer un programa de habilitación física. Asumir el problema como un asunto de Estado en el que puedan incorporarse los barrios a la ciudad con la urbanización. Pero eso no basta porque mientras actúas en un barrio crecen otros. Hay que tener políticas preventivas.

-¿Cuáles?
Parcelas con servicios, urbanizaciones de tierras con agua, cloacas, luz y equipamiento. Pero ese enfoque de la vivienda estereotipada para los pobres debe acabarse. La gente pobre ha demostrado que sabe hacer mejor sus viviendas que las que hace el sector oficial. Esas casas no crecen.

-¿Por qué los gobiernos no han considerado esas políticas preventivas?
Tengo históricamente varias hipótesis. Primero la visión inicial de que los barrios había que erradicarlos fue la tesis que duró hasta el 65. Hay la visión que hacer esas políticas de parcelas con servicios es “ranchificar” a las ciudades. Las grandes comisiones no se dan en trabajo de esa escala; El peculado es uno de los elementos que explican muchas cosas en el planeamiento urbano. El peculado ha estado históricamente pero no hay cómo comprobarlo científicamente. Hay una ausencia de tradición cultural para conocer eso, porque servimos todavía a la visión de derroche artificial petrolero. El gobierno tiene que darles a los pobres de la ciudad lo que no pueden resolver, los servicios. Pero con la nueva ley pueden regalar la vivienda.

-¿En qué consiste el programa de habilitación de tierras?
En explorar grandes lotes de tierra para construir viviendas masivas, porque se trata de masificación de viviendas; inventario de las tierras; incorporar progresivamente las que no deformen el crecimiento de la ciudad. Habilitarle los servicios y prever las áreas de vivienda y equipamientos. Acompañarlos de asistencia técnica para que crezcan las parcelas de forma adecuada. Tiene que haber una organización comunitaria que se traduce en el crecimiento de la presencia colectiva. Debe tener además un subsidio decreciente y diferenciado. Pero uno de los obstáculos es la selección de los adjudicatarios, quiénes serán los beneficiados de esa tierra. Posteriormente viene la evaluación: cómo funciona, qué faltó, qué puede mejorarse. El tiempo de ejecución depende de la escala. Pero el gran problema no es el tiempo sino el acceso al suelo ya planificado. Aquí no va a haber invasión porque ya el terreno está organizado.

– ¿Por qué no se ha ejecutado?
No tengo la respuesta. Porque eso requiere investigar a los actores que decidían las políticas en ese momento. No muchos darán la razón porque son militantes de partidos políticos. Hay una convicción de que el asunto es la vivienda equipada y terminada. Hay un problema cultural de concepción de la vivienda mucho más complejo de lo que la gente se imagina.

-¿Sin voluntad política seguiremos viendo el crecimiento de viviendas no planificadas?
Sin voluntad política y sin conocimiento político de las necesidades que se presentan para aminorar los problemas de los habitantes de los barrios. El programa de Josefina Baldó de urbanizar los barrios no le gustó a las élites militares. La tesis de Cruz Weffer era erradicar los barrios para construir viviendas porque ahí sí había un negocio. Chávez nunca ha hablado de parcelas con servicios. ¿Por qué? Si eso tiene obvias ventajas políticas sociales culturales. La respuesta es una sola: no es populista. No te da la fuerza de los votos.

Publicado el 13/02/2011