Archivo de la etiqueta: Comunicar es un arte

Parados en la acera, a la espera

El gobierno del presidente Maduro intenta desmoralizar a los ciudadanos con un discurso de negación de la realización del Referendum Revocatorio, cuyas normas están claramente establecidas en la Constitución. Desde diversos frentes, los poderes del Estado, que deberían estar al servicio de los ciudadanos, pero que son acólitos del gobierno, torpedean la moral de los venezolano con argumentos que son un irrespeto a quienes se oponen a la opresión económica y social la que nos tienen sometidos, usadas como una forma de control político  sin las que de otra forma no podría sostenerse.

Seguir creyendo que la solución a esta situación es recurrir a la intervención militar, como respuesta a esta crisis institucional que vivimos, es abrir de nuevo espacio a una democracia tutelada por militares. La experiencia propia del pasado nos demuestra que en situaciones políticas como las vividas antes de la institucionalización de la democracia, en 1958, y en la actualidad, porque esto es consecuencia de haber creído que el mesianismo de un militar, es la vía para superar las distorsiones del sistema político bipartidista imperante hasta principios de los 90, significa profundizar el error que como sociedad cometimos y del cual solo nosotros, por las vías legalmente establecidas, debemos resarcir.

La solución está en las manos de los mismos ciudadanos, sobre quienes también recae el control de los militares, que deben estar al servicio de los ciudadanos cumpliendo su rol asignado como institución del Estado.

Ante la treta de este gobierno, que viene en decadencia, y así lo demuestran los más recientes números de la encuesta de Keller, que reflejan que solo conserva un 19% de apoyo, del cual solo 14% es chavismo duro, los ciudadanos debemos demostrar fortaleza y tener confianza en la estrategia que anunciará este lunes la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Los cuestionamientos hacia el bloque opositor, que sin duda existen por su misma condición de grupo vivo en el que coexisten diversas aproximaciones hacia la política, no pueden convertirse en este momento en fuente de debilitamiento hacia la contundencia ciudadana que se ha construido en los últimos meses.
Lo peor que nos puede suceder es bajar la guardia y ceder el terreno avanzado. El gobierno no tiene cómo enfrentar, de forma legítima y legal,  la resolución de los venezolanos y por eso recurre a la guerra psicológica que viene desplegando con una retórica , que es un insulto para la inteligencia de los venezolanos, y con procedimientos policiales ilegales que buscan socavar la moral con acciones que pretenden infundir miedo en los otros.

La historia ha demostrado que la única forma de salir de gobiernos totalitarios es con la unidad de los ciudadanos demócratas y empleando con inteligencia política los recursos existentes.

 

 

Guillermo Morón: Los falsos héroes, como Chávez, desaparecen

El miembro de la Academia Nacional de la Historia de Venezuela asegura que la población retomará el curso de la historia
El miembro de la Academia Nacional de la Historia de Venezuela asegura que la población retomará el curso de la historia

Las paredes de la casa del historiador venezolano Guillermo Morón guardan cuentos y conocimientos para ser leídos. Tantos como los que puede contar este miembro de la Academia de la Historia venezolana a sus 90 años, de los cuales, al menos 75 ha sido testigo consciente de la construcción de la democracia como sistema de gobierno. Repasar con él los últimos 18 años fue el propósito de esta conversación que comenzó con una advertencia de su parte: “esta es la última entrevista que doy”.
La comprensión de sus limitaciones dice mucho de un ser humano, pero su incomprensión dice aún más. Y así lo deja claro Morón durante este diálogo. El cariño, la lealtad y la fidelidad, que son valores muy preciados para Morón, los advierte hoy como ausentes en Venezuela. Y para él su causa es clara.
“Por Chávez, porque él fue un destructor activo de la educación, del amor al país, de la honradez. Pasará a la historia cuando pase, todavía no lo han valorado, como uno de los peores personajes de la política nacional desde el siglo XVI hasta nuestros días. Nadie ha estudiado su personalidad ni su actividad política destructora durante 18 años.
-¿Y por qué usted no lo ha hecho?
Porque no he tenido la inteligencia ni la juventud apropiada para eso, porque se necesita dedicar tiempo, conocimiento de la historia del país, saber quién es la familia Chávez –que eso sí lo sé yo por razones familiares—pero no he querido hacerlo porque estoy viejo. Chávez fue hijo de un maestro de escuela muy competente, inteligente y honrado con el cual tuvo muy buena relación mi familia. Yo lo conozco porque mi obligación como historiador es saber lo que ocurre en el país.
-¿Cree que es posible desmontar el intento de desmitificar al expresidente Chávez, promovido por el chavismo, con el que ha querido equipararlo con el Libertador Simón Bolívar?
Claro que es posible. Chávez no se parece en nada a Simón Bolívar, ni siquiera en el color. Bolívar era blanco de la plaza y Chávez un ‘negrito’ de la plaza –dice en ese tono jocoso propio del venezolano cuando se refiere a los colores de piel y que el chavismo se encargó de satanizar—. Bolívar sigue siendo el Libertador, Chávez fue un destructor en forma ordenada y sistemática. Recuerde: `¡treinta años de cárcel! ¡ gas del bueno! ¡exprópiese!’. Esas tres expresiones caracterizan la dictadura de Chávez.
Entrevista completa